Actos discriminatorios contra trabajadores sindicalizados violan libertad sindical


Mayo 26, 2016

La normativa nacional e internacional prohíbe estos comportamientos

El empleador que ejerce tales conductas afecta las dimensiones individual, colectiva e instrumental de ese derecho, señaló la Corte Constitucional.

Si una organización sindical y sus miembros no son libres, no podrán cumplir sus derechos laborales, recordó la Corte Constitucional, en la Sentencia T-619 del 2013, dada a conocer recientemente.

A su juicio, condicionar la admisión y permanencia en el empleo a la no afiliación al sindicato, otorga privilegios para desestimular la vinculación a este, crear regímenes diferenciales entre los trabajadores no sindicalizados y los sindicalizados y despedir masivamente a estos últimos son conductas ilegitimas, ilegales y violatorias de la libertad sindical.

Esos actos están prohibidos por el artículo 39 de la Carta Política, los artículos 2º, 3º y 11 del convenio 87 y los artículos 1º y 2º del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo, reiteró el fallo.

Además, cuando el empleador realiza tales actuaciones, afecta las dimensiones individual, colectiva e instrumental del derecho a la asociación sindical, ya que con dádivas económicas obstruye la afiliación a la organización, lo que perjudica su existencia.

Igualmente, el patrón cercena la oportunidad que tienen los trabajadores de acudir a él para reivindicar sus derechos, en la medida que restringe el acceso a la información y la igualdad.

En ese caso, quien debe desvirtuar cualquier queja de vulneración a la igualdad no es el trabajador, que es la parte débil en la relación laboral, sino el patrón, porque cuenta con el capital necesario y los instrumentos suficientes para asumir la carga probatoria, precisó el alto tribunal.

Con estos argumentos, la Sala concedió la acción de tutela interpuesta por los integrantes de un sindicato contra una empresa que concedió bonos y auxilios extrasalariales únicamente a favor de los empleados no sindicalizados, omitió contestar oportunamente las peticiones que pretendían obtener información real sobre los incrementos no recibidos y exigió la renuncia a los beneficios convencionales a cambio de una remuneración especial.

La Corte le ordenó a la accionada modificar todos los contratos laborales en los que incluyó esas clausulas discriminatorias, pues ellas coartaron la asociación sindical desde el momento de la vinculación de los trabajadores y, por lo tanto, son ineficaces.

Además, resaltó que los afiliados a la organización vieron mermados sus ingresos con respecto a los que no lo estaban, lo cual desincentivó el ejercicio de sus garantías.