Congreso debe adoptar medidas para garantizar el fuero de maternidad


Mayo 26, 2016

El Congreso de la República está obligado adoptar las medias administrativas y legislativas necesarias para evitar que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia sean despedidas, indicó el Consejo de Estado, en un fallo del pasado 27 de marzo.

Con este argumento, la corporación ordenó el reintegro de una trabajadora de la Cámara de Representantes que fue inducida por sus superiores a renunciar al cargo que ocupaba, a pesar de estar en embarazo.

El Consejo recordó que la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer ( aprobada mediante la Ley 51 de 1981) no solo protege la remuneración de la mujer embarazada, sino que, además, busca asegurarle su derecho efectivo a trabajar.

Así mismo, citó la Sentencia SU-070 del 2013 de la Corte Constitucional, según la cual las medidas protectoras de la maternidad proceden cuando se demuestra el estado de embarazo en desarrollo de una relación laboral o de prestación de servicios o dentro de los tres meses siguientes al parto.

Dilación injustificada

En el caso analizado, el alto tribunal señaló que existió dilación injustificada por parte de la administración para acatar dos fallos judiciales: uno que ordenaba el reintegro de la trabajadora y el pago de los salarios y las prestaciones dejados de percibir, y otro que ordenaba el cumplimiento perentorio de dichas órdenes, pues la accionada prologó la vulneración de la estabilidad laboral reforzada de la que gozan las mujeres es estado de embarazo o lactancia.

La corporación le solicitó al Presidente de la Cámara de Representantes ofrecerle disculpas a la accionante y adoptar medidas para que las mujeres vinculadas a las unidades de trabajo legislativo (de libre nombramiento y remoción) no sean despedidas en estado de embarazo ni durante el periodo de lactancia. Además, cuando se cometan infracciones al fuero de maternidad y se ordene judicialmente el reintegro, la reubicación debe cumplirse de manera oportuna, advirtió.

Para el efecto, la entidad deberá tener en cuenta que una protección coherente con el sentido del fuero materno consiste en garantizar el derecho efectivo a trabajar, independientemente de la alternativa laboral, lo cual implica no solo solventar los requerimientos fácticos de la gestación, el parto y la manutención del que está por nacer, sino la garantía de contar con un sistema de seguridad social.

Finalmente, la administración no puede argumentar discrecionalidad para retirar del servicio a las mujeres embarazadas o lactantes, aunque el cargo que ocupan sea de libre nombramiento y remoción, advirtió el Consejo.