Congreso impone reglas al mercadeo multinivel


Mayo 26, 2016

La Ley 1700 del 2013 pretende proteger los derechos de vendedores y consumidores y defender el interés público.

Evitar el surgimiento de nuevas "pirámides" es el principal objetivo de la Ley del pasado 27 de diciembre, que regula el desarrollo de las actividades de comercialización en red o mercadeo multinivel, con el fin de darle transparencia, proteger los derechos de los vendedores y consumidores y defender el interés público.

Según la norma, se considera actividad multinivel la que incorpora personas naturales que, posteriormente reúnen a otras para vender bienes o servicios; genera un pago, compensación o beneficio y comprende la coordinación, en una misma red comercial, de dicho sujeto.

La nueva Ley, establece los derechos de los vendedores independientes que se relacionen comercialmente con tales compañías, como realizarles consultas sobre los productos o los contratos de vinculación y recibir oportunamente las compensaciones y una explicación clara sobre los beneficios de inscripción, entre otros.

Sin embargo, ningún plan de compensación podrá consistir en el disfrute de créditos en puntos ni en derecho de reconsumo de los productos o servicios promovidos, en más de 50% de su alcance o cubrimiento, aclara la normativa.

El ejercicio de la actividad multinivel será vigilado por la Superintendencia de Sociedades, que podrá realizar visitas de inspección a esas empresas, revisar sus libros de contabilidad, adelantar los procedimientos sancionatorios y emitir órdenes de suspensión preventiva.

De hecho, la determinación de si un acto tiene calidad corresponde a esa entidad, de acuerdo con los conceptos rendidos por las Superintendencias Financiera y de Industria y Comercio, el Invima y el Viceministro de Turismo.

Este tipo de mercado no podrá recaer sobre servicios o productos cuya prestación corresponda a entidades financieras, ni la venta, promoción y negociación de valores, alimentos perecederos y bienes que requieran prescripción médica o cuidados especiales para su conservación.

A su vez, la disposición prohíbe incluir en los contratos pertinentes clausulas de permanencia o exclusividad, abusivas y las que obliguen a los vendedores a adquirir un inventarío mínimo superior al pactado.