Corte exhorta al Congreso para que regule pensión de invalidez de jóvenes


Mayo 26, 2016

La legislación laboral y de seguridad social no está protegiendo a los jóvenes que sufren accidentes o enfermedades de origen común, advirtió la Corte Constitucional. Por esa razón, a través de la Sentencia T-506 DEL 2012, exhortó a las comisiones séptima del Senado y la Cámara, para que presenten proyectos de ley encaminados a lograr ese objetivo.

A su vez, el Ministerio de Salud deberá promover el fortalecimiento de una subcuenta en la que se depositen recursos para conceder la pensión de invalidez, cuando los aportes sean insuficientes.

El fallo permite reconocerles esa prestación a las personas cuya edad oscile entre 20 y 26 años y que acrediten 26 semanas de cotización en el año inmediatamente anterior a la estructuración de la invalidez.

Es urgente armonizar la normativa vigente referente a la pensión de invalidez con los principios y fines de la constitución en caso de los jóvenes que están realizando el tránsito de la vida académica a la laboral, resaltó la Corte Constitucional.

En este sentido, se debe buscar la eliminación del déficit de protección de esa población, que pierden un gran porcentaje de su capacidad laboral por enfermedades o accidentes de origen común, como los de transito o catastróficos.

En sentencia de tutela, el alto tribunal afirmó que la exigencia de 50 semanas de cotización durante los tres últimos años anteriores a la fecha de estructuración, prevista en el artículo 1º de la Ley 860 del 2013, implica una desprotección en ese mismo tiempo. A su juicio, si el accidente fuera de índole profesional, la situación sería diferente, porque el sistema asume los riesgos desde el primer día de afiliación.

De hecho, no se puede equiparar la situación de una persona joven a la de una mayor, pues se presume que esta ultima trabaja desde hace mucho tiempo, ya sea constante o interrumpidamente.

Por esa razón, el parágrafo 1º de aquella norma permitió la concesión de la pensión, cuando se acreditaran 26 semanas de cotización en el año inmediatamente anterior al hecho, para los menores de 20 años. No obstante, este beneficio también debe aplicarse a quienes tengan una edad que oscile entre 20 y 26 años.

Así las cosas, a un joven con una incapacidad mayor al 50% se le puede contabilizar las semanas cotizadas antes de la estructuración de la invalidez y de su declaratoria, debido a que estas fechas no suelen coincidir, pues entre ellas puede trascurrir un lapso superior a 180 días de incapacidad. Así lo destaco el fallo, al reiterar lo expuesto en la Sentencia T-777 del 2009.

De acuerdo con la corporación, esta conclusión se deriva de la aplicación del principio de no regresividad en materia de seguridad social, ya que el aumento de las semanas cotizadas de 26 a 50 pudo beneficiar a los adultos, pero no a los jóvenes.