Jóvenes entre 18 y 25 años que estén desempleados podrán seguir siendo beneficiarios en salud


Mayo 27, 2016

"Todo joven entre los 18 y los 25 años de edad que no esté empleado o cotizando como independiente, y cuyos padres coticen al régimen contributivo, estará afiliado al sistema de salud como beneficiario", anunció el presidente Juan Manuel Santos, al firmar el decreto que benéfica a esta población.

Hasta la fecha, explicó el jefe de Estado, la única manera para que los hijos mayores de edad continuaran como beneficiarios era que los padres acreditarán la condición de estudiantes universitarios.

Según datos del Ejecutivo, la nueva medida favorecerá a un millón y medio de jóvenes, de los cuales aproximadamente 1,2 millones son estudiantes y alrededor de 300.000 dependen económicamente de sus padres.

Estas personas, agregó Santos, podrán adelantar otro tipo de estudios, ayudar a sus familias o emprender iniciativas de negocio que les permitan tener los ingresos para cotizar más adelante, "sin tener la preocupación de estar desprotegidos cuando sufran alguna enfermedad".

"Esta es la primera de varias medidas que se tomarán en los próximos meses para seguir corrigiendo las inequidades en el sistema de salud, en desarrollo de la ley estatutaria recientemente avalada por la Corte Constitucional", añadió el mandatario.

El Decreto 1164 del pasado 25 de junio establece un periodo de transición de un año para implementar la medida. Sin embargo, durante este tiempo, las entidades promotoras de salud no podrán negar la prestación de los servicios a esta población.

La declaración de los padres será suficiente para acreditar la condición de beneficiario y será válida hasta que el cotizante manifieste por escrito, ante la respectiva EPS, que el beneficiario ya no ostenta esa calidad, indica la norma.