Limitan desafiliación de beneficiarios de servicios de salud por solicitud del cotizante


Mayo 26, 2016

Aunque hay circunstancias que permiten terminar la afiliación de una persona al sistema de salud, el principio de continuidad brinda una protección especial a quien podría verse gravemente afectado, advirtió la Corte Constitucional.

Las entidades públicas y privadas encargadas de suministrar el servicio de salud no pueden dejar de asegurar su prestación permanente y constante, cuando estén en peligro los derechos a la vida y a la salud de los usuarios.

En casos en los cuales las entidades promotoras de salud (EPS) y demás instituciones decían interrumpir la prestación del servicio, se deberá establecer si las razones en las que se fundamenta tal decisión son constitucionalmente aceptables.

Así, lo señala la Corte Constitucional, en una sentencia de tutela publica recientemente, en la cual amparo la vida digna, salud y seguridad social de la accionante, que, a pesar de sufrir una enfermedad catastrófica, fue desafiliada del Sistema de Salud de las Fuerzas Militares, al haber finalizado su relación conyugal con el afiliado cotizante.

La vulneración se presentó cuando, sin tener en cuenta la confianza generada con la atención suministrada, especialmente cuando de ella depende la vida del afiliado, esta se suspendió abruptamente sin considerar que la paciente padecía de una enfermedad previamente diagnosticada y tratada por la EPS.

Por ello, aunque en circunstancias que de ordinario conducirían a la suspensión o a la terminación de la afiliación de una persona del sistema de salud, la aplicación del principio de continuidad brinda una protección especial a la persona que podría verse gravemente afectada, preciso el alto tribunal.

Finalmente, la Corte señaló que la Dirección General de Sanidad de las Fuerzas Militares debió, previo a la desafiliación, garantizarle a la actora las reglas mínimas del debido proceso, pues la desvinculación se realizo de manera arbitraria y unilateral.