Precisan eventos en que el derecho al agua potable es tutelable

Mayo 26, 2016

Una empresa prestadora del servicio público de acueducto desconoce garantías fundamentales al suspenderlo sin permitir el acceso a cantidades mínimas de agua potable indispensables para realizar actividades cotidianas, cuando en el inmueble afectado residen sujetos de especial protección constitucional.

Así lo señalo la Corte Constitucional, al resolver un caso en el que una persona incumplió consecutivamente el pago de las facturas del servicio de acueducto, debido a que no contaba con los recursos necesarios. Además, la Sala tuvo en cuenta que pese a la suspensión, en ningún momento se acudió a la reconexión ilegal, lo cual deslegitimaría a la actora del juez constitucional.

En este fallo, dado a conocer recientemente, la Sala indicó que el derecho al acceso al agua potable adquiere el carácter de fundamental exclusivamente cuando se destina al consumo humano y, en general, cuando constituye un presupuesto para la realización de otras garantías fundamentales.

Las anteriores razones configuran los únicos eventos en los que la acción de tutela desplaza a los mecanismos de defensa judicial ordinarios con los que cuentan los usuarios del servicio de acuerdo para promover la defensa de su derecho.

Finalmente, la corporación abordo el tema de la posibilidad de disponer y acceder a cantidades mínimas, suficientes y de calidad de agua apta para el consumo humano, que bajo ningún entendimiento podrá ser inferior a 50 litros diarios por habitante.